Home > Nacional > “Se debe atender lo que espera la sociedad”

“Se debe atender lo que espera la sociedad”

Neftaly Aldana Herrera Presidente de la Corte de Constitucionalidad

Usted asume la presidencia de la CC en un momento en que la ciudadanía espera cambios, ¿cuál será el sello de su gestión?

El de la transparencia, y la dedicación completa al trabajo. Buscar la realización de los objetivos esenciales de la corte a través de un plan de trabajo quinquenal. Creemos que los períodos intermedios como los de dos o tres años servirán para objetivos prioritarios.

¿Cuáles son las prioridades? 

Fortalecer los avances ya logrados, recoger otros objetivos para adicionar a los ya existentes. Que lo hecho no quede perdido y nos permita continuar  de año en año. Se puede ir avanzando en un solo rumbo y bien coordinado. Espero que quede implementada completamente y consolidada la firma electrónica de documentos, con bases suficientes para la actualización, sistematización y divulgación de la jurisprudencia.

La CC conoce también asuntos políticos, ¿cuál es su posición al respecto?

Aparte de la función jurisdiccional, la Asamblea Constituyente le asignó a la CC opinión consultiva, la cual es solicitada por los órganos de especial relevancia. En lo ordinario hay temas que se originan en lo político y llegan a la justicia constitucional por planteamientos de algunas partes que quedan insatisfechas y se deben resolver.

¿Qué opina de las críticas a la CC, que la señalan de haberse convertido en un legislador negativo al derogar decretos?

La CC necesariamente cae o entra por virtud de su función en ir eliminando la vigencia de algunas normas que son impugnadas o que son denunciadas de inconstitucionales. Más que una legislación formal, eso es una depuración del sistema legislativo del ordenamiento jurídico para evitar la violación de las garantías sociales. Por ejemplo, en las denunciadas por inconstitucionalidad se trata de evitar la violación a la supremacía constitucional con el propósito de evitar choques entre las leyes.

Se corre el riesgo de ser invasivos de otros organismos, pero depende del punto en que se vea. La sociedad no tiene otra forma de hacer valer sus derechos.

La anterior corte emitió normas para reducir la cantidad de amparos frívolos, ¿considera suficientes estas medidas?

Cada corte ha hecho sus aportes para depurar la utilización de estos medios como el amparo. Nosotros estamos empeñados a fondo, de cómo  hacer ajustes internos para que  no se haga mal uso del mismo, pero cada uno sabe que el amparo no debe desnaturalizarse, ni que se mal utilice. Lo ideal es que sirva para garantizar los derechos fundamentales.

¿De qué manera se garantizará la independencia de la CC en la resolución de casos de gran impacto?

Los de gran impacto, como los de menor impacto tienen la misma importancia. Pasan por la objetividad, imparcialidad e independencia. La idea es garantizar que todo se haga por el derecho constitucional y el sistema de derechos humanos. Estamos bajo la lupa del pueblo guatemalteco y de la comunidad internacional. Ya no somos una isla. Debemos responder a las expectativas de un país que trata de vivir en paz, que quiere un sistema de justicia confiable.

La ciudadanía demanda reforzar la lucha contra la corrupción, ¿cómo apoyará esa aspiración?

Desde esta corte se puede luchar en un 100% contra la corrupción. No somos una institución de bienes o servicios, sino del debido proceso, de respeto a los derechos fundamentales.

¿Qué piensa de aumentar a nueve años la estancia de los magistrados en la CC?

He estudiado el proyecto presentado recientemente y la metodología me parece correcta para emprender el debate. Allí hay válvulas de depuración. Se puede hacer carrera, pero también hay sistemas para una salida correcta. Confío plenamente en la sabiduría del pueblo, pero hace falta que se le consulte qué quiere.

En el caso del sector justicia, si se logra una adaptación constitucional habremos empezado por un buen camino. Pero la política criminal democrática debería ser seguida por una política de nación de salud y de educación. Preparar a los jóvenes y a generaciones venideras mejor que a nosotros. No solo educarlos para ser mano de obra no calificada, sino como personas capaces de lograr un cambio social.

intromisión

“Se corre el riesgo de ser invasivos de otros organismos al eliminar la vigencia de algunas normas, pero depende del punto en que se vea. La sociedad no tiene otra forma de hacer valer sus derechos”.

.
.

Leave a Reply