Home > Columnas > Nebuloso problema
NUEVO

Mario Antonio Sandoval (Las fronteras de la ficción novelística, Prensa Libre, 25.04.16) escribió que: “A consecuencia del aparecimiento de la novela Hombres de Papel, de Oswaldo Salazar… ficción literaria de la… relación padre-hijo entre Miguel Ángel Asturias y Rodrigo Asturias Amado… ha surgido una discrepancia entre el autor y la familia de ambos. Para el escritor, se trata de un homenaje; para los Asturias es una malintencionada manera de denigrarlos a ambos”. Existe, dice, la “posibilidad de una demanda tanto al novelista como a la casa editora”, motivo que lo induce a analizar “la aplicación de la Ley de Emisión del Pensamiento en el campo de la literatura, especialmente en aquel del nebuloso género llamado “nueva novela histórica”, a veces indefendible”. Más aún “si la ‘nueva’ novela histórica permite la inventiva ficcional del autor en personas reales llamadas con su nombre verdadero, el asunto cambia de especie. La libre emisión del pensamiento —y la novela es una de sus evidentes formas— regula los delitos de injuria, calumnia y difamación, o sea… los textos insultantes o causantes de desmedro a la persona; las acusaciones de delitos y la divulgación de estos… por medio de la escritura de un libro”. Así como el insulto es parte de la emisión del pensamiento –dice—, “utilizarlo entra en el delito. Lo mismo ocurre con la libertad creativa literaria. Tiene, debe tener, un límite legal cuando expresa ficciones producidas por el autor, convertidas en narración de hechos falsos, diálogos inexistentes, opiniones inventadas…”. Con tal motivo encauza sus reflexiones hacia el análisis de “los necesarios límites de la novela histórica cuando tiene entre sus personajes “ficcionizados”… a gente real, viva o muerta. Es una forma de pensar acerca del derecho de las personas a su honra, en grave peligro a causa de una mala interpretación de la libertad artística”.

De acuerdo con la Constitución (Art. 35), la emisión del pensamiento por cualesquier medios de difusión, “es libre” –en otras palabras—sin censura ni licencia previa”, y este derecho constitucional “no podrá ser restringido por ley o disposición gubernamental alguna”… Pero aún queda mucho por analizar…

.
.

Leave a Reply