Home > Nacional > “Es preferible dejar la Constitución como está ”

“Es preferible dejar la Constitución como está ”

La entrevista / Hugo Maul Figueroa

¿Conviene  reformar la Constitución de la República?

Sobre esta interrogante hay  muchos  que  reconocen la necesidad de hacerlo,   dada la necesidad de cambios de fondo  a nuestro sistema político e institucional, sin embargo, no consideran conveniente las reformas a la Constitución, porque el Congreso   de turno  no inspira  confianza para una tarea tan delicada.

Ante este escenario   y con un país  inmerso en  alta conflictividad social,   es  preferible dejar la  Constitución como está.

Sin  dejar de reconocer la validez de los argumentos  anteriores,   considero   insoslayable  una reforma   mínima  al sector justicia,  descartando cualquier pretensión  de introducir otros temas ajenos a la iniciativa  planteada, para lo cual  debe aprovecharse  que  los tres organismos del Estado,  en forma conjunta son favorables al fortalecimiento del sistema de justicia y la lucha contra la impunidad.

¿Cómo visualiza la Ley Electoral y de Partidos Políticos? 

En principio debemos entender que  no es   fácil  introducir modificaciones a esta ley, dado  que la gran  mayoría de  cambios  afectan  directamente a los partidos políticos, convirtiendo  a los diputados,  de cierta manera, en juez y  parte.

Pese a esto y  derivado de la presión ciudadana,  algunas cosas positivas  se han ido logrando.    Entre ellas,  lo relativo al siempre complicado tema del financiamiento de  las campañas políticas, al  pasar de  un sistema de financiamiento privado  a  otro   predominantemente público.

A pesar de que la medida no es  popular,  se  suele  reconocer   que   es menos perjudicial   que  un   financiamiento privado incontrolable y pervertido, como el que  hemos tenido en Guatemala, cuyas consecuencias son de todos conocidas.    Esta  reforma  requiere que   la máxima autoridad electoral  asigne   en forma equitativa   los tiempos y espacios en los  medios de difusión.  Desde luego, también se requiere  de campañas  cortas y un eficiente control.

Discrepo   de la reforma  que  obliga  repetir la elección cuando el voto nulo sea mayor al  50 por ciento;  en primer lugar,  porque es virtualmente imposible que ello ocurra, pero con el inconveniente de un proceso  electoral    de  casi un año,   con los costos que  implica para el país.  Además, ¿qué  sentido tiene repetir una elección  con los mismos candidatos?.

Dar la oportunidad de votar  a los guatemaltecos residentes en el exterior es positivo,  pero debe analizarse   la posibilidad de  hacerlo por Internet , ya que presenta innumerables ventajas  respecto al voto en los consulados o por correo, en los que muy pocos votan.    Internet es un sistema que con buenos resultados  se utiliza desde  hace años en otros países  para el voto en el extranjero. En fin, ya se habla  por parte de algunos congresistas de  una tercera generación de reformas. Es la de nunca acabar.

¿Qué  piensa acerca   del número fijo de diputados al Congreso (160)  que  ya fue aprobado?

Al igual que la población en general, creo que son demasiados.  No porque haya  más diputados va a ser mejor el trabajo legislativo.   Al contrario:  a mayor número de diputados, más problemas y más difícil  ponerse de acuerdo.  Ochenta diputados es  suficiente,   por cierto,    algo muy difícil  de lograr en las circunstancias actuales.

¿Cree que la Ley Orgánica del Ministerio Público debe ser reformada?

Estimo  necesario crear   la carrera de  los servidores del Ministerio Público, especialmente de los  fiscales.   También es positiva la  eliminación del Consejo del Ministerio Público, por sus visos de inconstitucionalidad.  Sin embargo, lo más importante que requiere el  MP es que amplíe su cobertura territorial, así  como    continuar mejorando sus técnicas de investigación.  Para ello no se requiere de reformas legales, sino de mayores recursos económicos.

¿A su criterio ha estado en riesgo la Constitución en algún momento?.

Mi respuesta es un categórico  NO.    Los acontecimientos  del año anterior se  desarrollaron  y  resolvieron con apego a la Constitución y la ley,  Lo cual es un gran logro, reconocido,  incluso,   por la comunidad internacional.   Todo se llevó  a cabo  en forma pacífica y se respetó el derecho  ciudadano  de  reunión y manifestación pública, y el Ejército  fue respetuoso de la institucionalidad democrática.  Todo ello, para bien.

¿Cómo cree que deberían ser electos los magistrados del Organismo  Judicial?

En principio, las comisiones de postulación  surgen para  limitar   el poder discrecional del Congreso de la República  y para nominar  a los más capaces y honorables.

Sin embargo,  pese a la publicidad  y  control  social, sectores ajenos, políticos principalmente, encontraron la forma de  que sus candidatos resultaran propuestos  y posteriormente electos por el Congreso.   Producto de esta perversión los profesionales más calificados  se alejaron.

Para enfrentar  esta situación, los magistrados de la Corte de Apelaciones  y   tribunales de similar categoría, no debieran ser electos por el Congreso de la República, sino por el Consejo de la Carrera Judicial,  por evaluación del desempeño para los que ya  desempeñan  una  judicatura o magistratura   y concurso público para los  que deseen ingresar.

De esta forma solamente  los magistrados  de la Corte Suprema de Justicia  serían electos por el Congreso, propuestos por una comisión de postulación de no más de siete miembros (la  última tuvo  34). Asimismo, la carrera judicial requiere  que el período de jueces y magistrados  sea  más largo    (10 años, por ejemplo).

Desde luego, estos cambios y otros no menos importantes requieren de  reforma constitucional.

¿Qué opinión le merece  la iniciativa  promovida por los  tres organismos del Estado, con el acompañamiento de Cicig  y  el Ministerio Público,  para  un diálogo nacional  orientado  a la reforma del  sector justicia?

Desde luego, opino favorablemente.  Es la primera vez que los tres  organismos  de manera conjunta apoyan los cambios que   se requieren  en un tema crucial para  el país,  que   va precedido de  un “Diálogo Nacional”. Este diálogo debe ser  manejado  muy  objetivamente  para evitar que se convierta en una lluvia interminable de ideas  y proyectos, muchas veces ajenos al objetivo que se busca, máxime que  la reforma en el tema justicia requiere de reformas  muy puntuales  a la Constitución.

Desde luego,  ese debería ser el  primer tema  de la agenda, ya que las reformas a leyes ordinarias (Ley de la Carrera Judicial, Ley del Organismo Judicial y otras)  dependerán  de lo   que  apruebe  el Congreso y  en última instancia del resultado  de  la  Consulta Popular   requerida para su ratificación.

Debe eliminarse toda  posibilidad que  sectores interesados pretendan aprovecharse  para introducir temas ajenos a la justicia y para ello se requiere  del firme compromiso  de los actores involucrados.  Sin lugar a dudas,  el momento  actual es  crucial  para emprender  las reformas que   la justicia urgentemente necesita.

¿Qué  otras leyes ordinarias considera usted que  deben ser reformadas?

La  Ley de Servicio  Civil,  la de  Contrataciones del  Estado, así  como la  Ley Orgánica del Organismo Legislativo.   Pero  debemos entender que  no todo se va arreglar mediante  nuevas leyes o reformas a las existentes.   Se requiere  voluntad,  mucho  esfuerzo   y recursos para aplicar los cambios  y mejorar  la administración pública.   Siempre recordar la máxima legislativa:   “Ley que no se puede hacer cumplir, no debe existir”.

AL PUNTO

“Discrepo   de la reforma  que  obliga  repetir la elección cuando el voto nulo sea mayor al  50 por ciento;  en primer lugar,  porque es virtualmente imposible que ello ocurra, pero con el inconveniente de un proceso  electoral    de  casi un año,   con los costos que  implica para el país.

Leave a Reply

1 × uno =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com