Home > Columnas > Conferencia ONU sobre drogas

Conferencia ONU sobre drogas

En estos días la ONU cerró su conferencia sobre las drogas en la que, contra lo que algunos pretendían, no se concluyó nada sobre la legalización, producción y su consumo “recreativo”. Y del uso médico, se señala la conveniencia de que haya un estricto control: todo contrario a lo que está pasando en algunos países, donde de hecho hay drogas legalmente accesibles, con las consecuencias negativas que todos conocemos.

.

De hecho algunos esperaban esta asamblea de la ONU como una oportunidad para abandonar la llamada “guerra contra las drogas” y que se pudiera ver una aceptación con respecto a algunas sustancias, fundamentalmente la marihuana. Pero en cuanto a la persecución del narcotráfico el documento es muy claro, pidiendo a los Estados una mayor cooperación para perseguir el delito: desvelar las conexiones de estos negocios con tramas de corrupción, tráfico de armas, y destapar sus redes financieras. Igualmente en esta cumbre se pide que estas sustancias se utilicen en el campo sanitario solo cuando estén bien estudiados sus efectos, y la seguridad del paciente.

Podría decirse que la resolución mantiene continuidad con el marco legal vigente, aun con una invitación a seguir repensando las directrices. Y en esta línea es bueno recordar algunas ideas de fondo que sin duda se mantienen y deben seguir así.

Todo está en consonancia con lo expresado por las Naciones Unidas en una pasada reunión en Viena para tratar el problema mundial de las drogas, que señalaba que las drogas siguen constituyendo una grave amenaza para la salud, la seguridad, y el bienestar de toda la humanidad, en particular, de la juventud.

Y en una reunión universitaria en Europa, cuando se centraron en los aspectos jurídicos y sociales de las drogas –incluida la mariguana- y la subida de su consumo, y concluían que los medios de la comunicación y la sociedad están detectando el problema y hay un mensaje claro “la cocaína mata”. Y esto vale para todas las drogas: “Y la educación es la clave de la prevención”.

Y como ya señalaban las autoridades en México (Zenit.org) –con un trasiego de droga hacia Estados Unidos semejante al nuestro-, es erróneo legalizarla pues es como pactar con el narcotráfico… dejarles trabajar “en paz”, que organicen sus territorios y respetar este negocio de muerte. Un planteamiento que lejos de desanimar la violencia, “significa favorecer sus acciones criminales”; Y facilitar el aumento de adictos, pues lo razonable es que aumenten las ventas… a precios más favorables.

Regresando a la reciente conferencia de la ONU, insiste que para erradicar el problema es imprescindible una política de prevención dirigida especialmente a los jóvenes, ofreciéndoles alternativas saludables a las drogas.

Como se señaló recientemente, la realidad señala que la droga al destruir al individuo -comenzando por el joven- destruye la familia. Y entonces toda la sociedad sufre. La droga no se vence liberalizándola, sino con una labor de prevención y promover una cultura de valores en toda la sociedad, apoyando precisamente a la familia.

La droga no se vence liberalizándola, sino con una labor de prevención y promover una cultura de valores en toda la sociedad, apoyando precisamente a la familia.

 

.
.

Leave a Reply