El Siglo

¡Salud Poptún!

Hoy me olvido de mi país convulsionado, y me doy tiempo para conmemorar junto a mi querido Poptún, su feria que se celebra del 26 al 30 de abril en honor al Santo Patrono San Pedro Martir de Verona.  Poptún es tierra “de verdes encantos que me vio nacer, mi pedacito de tierra”, como se entona en la canción: Poptún Tierra de Encantos.

La tierra que llevo en mis venas, simboliza la armonía del mestizaje, porque nació de inmigrantes de los cuatro puntos cardinales del país. Sus primeros pobladores fueron Mayas procedentes de San Luis y Queckchíes,  de Cahabón, Alta Verapaz. Su nombre proviene de vocablos mayas “Pooc”  y “Tun”- que significan  Sombrero y Piedra, y unidos aluden al lugar del Sombrero de Piedra. Fue declarado municipio el 10 de septiembre de 1966, durante la presidencia de Julio César Méndez Montenegro.

Este oasis natural, también es conocido como Ciudad de Los Pinos, y se ubica al sur del departamento de Petén, en un área de 1,128 km2.  Posee un clima cálido de entre 12 y 36 grados que se lo brinda su bosque de pino, pues esa tierra es de vocación forestal, apto para cultivar además caoba, cedro, etcétera.

El emblema del pueblo, es el cerro de Las Tres Cruces, colina desde donde se observa toda la población y anterior a este año, utilizado para conmemorar la crucifixión de Jesús, cuando feligreses católicos subían el Viernes Santo tres cruces de madera.

En su villa hay vestigios de la cultura maya: la Cueva NajTunich, que posee tumbas de nobles con adornos de estuco y las mejores pinturas e inscripciones de textos jeroglíficos, petroglifos, grabados y figuras iconográficas.

Poptún es un pueblo con mucha tradición petenera, sus habitantes disfrutan bailar al ritmo de La Chatona y el Torito Pinto; cantar en noviembre el “Ishpaxápa la Calavera” y comer Xiquinché.

Por eso, mi consejo es visitar este rincón mágico, en su feria o cualquier otra época del año, para que conozcan a su gente trabajadora, a su reina Gaby Milián Orrego, facilitarse un paseo por la Finca Ixobel,  río Machaquilá, San Pedro y Las Lajas, así como tener la dicha de danzar al son de la marimba o El Tambor de la Tribu, con una “linda morena”, que como lo cantó Valentín Del Valle Góngora, se convierta en su consentida y le entregue su amor. ¡Salud Poptún!

.
.