Home > Vida > El desenfreno del spring break llega con Guatdefoc

El desenfreno del spring break llega con Guatdefoc

“¿Cuánta fiesta es mucha fiesta?”, se pregunta el lema de Guatdefoc, la nueva película del mexicano Fernando Lebrija, que lleva a la gran pantalla el espíritu del spring break, lo mismo que hizo en el propio rodaje.

El largometraje, que llega a los cines guatemaltecos este jueves 28 de abril, gira en torno a las aventuras de unos estudiantes estadounidenses, Logan y Blake (Devon Werkheiser y Sean Marquette) durante sus vacaciones en Puerto Vallarta, ciudad costera del occidental estado de Jalisco, México.

El ambiente de desenfreno no solo se vivió delante de las cámaras sino, como demuestran sus actores, se extendió también cuando finalizaban las grabaciones.

“¿Nos fuimos de fiesta? Ya no lo recuerdo”, comentó con humor Werkheiser en una rueda de prensa.

Su compañero de reparto, Marquette, reconoció que había jornadas en las que trabajaban 16 horas, pero que todos los viernes no fallaba en llevar una botella al set para que empezara la fiesta cuando escuchaban el último ¡corten!

Como ambos se encontraban interpretando personajes inmersos en un spring break (el periodo de vacaciones de primavera que toman los estudiantes de educación superior en Estados Unidos), estaban tan metidos en la narración que “la fiesta los llamaba”.

Aunque esto también entrañaba el riesgo de desviarse en el camino, y algunos miembros del equipo acabaron en “malos lugares”; varios tuvieron que abandonar la película y algunos, señala el director, estuvieron hasta en la cárcel.

Según el cineasta, esta es una oportunidad para dar a conocer Puerto Vallarta y atraer a nuevos turistas, ya que, por ejemplo, él viajó a Tailandia porque se sintió atraído por este destino, tras ver la segunda parte de The Hangover.

Por ello, intentó mostrar en la película todo el esquema del lugar, tanto las postales paradisíacas, como otros aspectos no tan bonitos, como las peleas de gallos.

En el rodaje hubo incluso momentos de riesgo, cuando se grabó la secuencia de una persecución. Lebrija intentó convencer a los actores para que hicieran lo más posible en sus escenas de acción, e incluso él iba agachado en la parte de atrás de uno de los vehículos para que los intérpretes se dieran cuenta de que “el director también iba a morir”, bromeó. Con tan mala suerte de que el vehículo en el que iba chocó de frente con otro de los autos de la grabación, relata el cineasta.

.
.

Leave a Reply