Home > Deportes > Corren para sobrevivir

Corren para sobrevivir

Desde hace un par de décadas, es abrumadora la presencia de atletas keniatas o africanos en los podios de las competiciones internacionales de media y larga distancia, lo que ha llevado a muchos a preguntarse por el misterio de la fortaleza de estos atletas “trotamundos”.

En su mayoría participan en pruebas de fondo y medio fondo y como siempre sucede, ganan. Unos los hacen para poder vivir con alguna comodidad ante la pobreza de sus orígenes; otros lo hacen por amor al deporte y se convierten en profesionales.

Buscar “descubrir los secretos de la gente más veloz del planeta” es complicado, aunque su genética los convierte en auténticas “gacelas” en comparación con otros corredores, principalmente latinoamericanos, quienes han llegado a quejarse ante la presencia de los veloces morenos, porque les limita el podio.

En el presente trabajo se intentan esclarecer las bases fisiológicas y socioculturales que provocan la superioridad abrumadora de los a-
tletas africanos, en las pruebas de resistencia en las competencias internacionales.

Los africanos tienen una capacidad innata y no una habilidad, para destacarse en las carreras de fondo, ya que el esfuerzo individual y el entrenamiento, diferencian a los pretendientes de las estrellas del deporte de élite. El éxito en los deportes es un fenómeno biosocial.

BASES GENÉTICAS

Muchos autores de fisiología deportiva son de la creencia que es el entrenamiento, la alimentación y el entorno lo que juega el rol más importante en el deporte. Peor este otro pensamiento, basándonos en los datos: que un deportista cuente o no con talento está predeterminado en los genes. La importancia de lo que nos rodea puede discutirse, pero no llega a superar el 20-25% del rendimiento.

A simple vista se pueden observar notables diferencias, pues son generalmente delgados y de baja estatura; y otros  poseen gran musculatura (destacando potente tren inferior) y mayor envergadura y altura.

Los kenianos son ectomorfos, cortos y delgados, con preponderancia de fibras lentas en los músculos, factor determinante para el deporte de fondo.

ALIMENTACIÓN

El tema de la alimentación que siguen los atletas africanos ha abierto muchos debates sobre su repercusión en los resultados en fondo. En los últimos años, se está prestando más atención a su dieta.

Un grupo de investigadores británicos ha concluido recientemente que los corredores de Kenia siguen una régimen pobre en proteínas, pero también baja en grasas y, por tanto, muy rica en carbohidratos.

En un experimento llevado a cabo con varios fondistas de color y caucásicos, se llegó a la conclusión de que existían notables diferencias alimenticias. Pese a que cada grupo ingería 3,100-3,400 Kcal./día, con 30% de ellas provenientes de las grasas, había una tendencia en los atletas de piel oscura en consumir más carbohidratos (56% del total de calorías, contra 51% para los de piel clara), y los corredores de piel más oscura comían menos proteínas (14.5% de las calorías contra 18% para los de piel blanca). A pesar de que la ingesta diaria de calorías era similar, había una tendencia en los africanos a comer más, si la comida estaba relacionada con los kg. de peso corporal. Los africanos pesaban solo 56 kg. mientras que los europeos alcanzaban los 65 kg.

Cuando los atletas africanos llegan a la élite no dejan de lado su dieta, sino que siguen con su tradición culinaria. La comida más habitual de los hogares kenianos es el “ugali”, que es la clásica polenta (similar a la harina de maíz), de bajo costo y rico en hidratos de carbono, con la diferencia de que es acompañada con espinacas.

Se alimentan de gran variedad de cereales y muchísima fruta, en especial de plátanos. Otro plato habitual es el que está hecho a base de papa, repollo y legumbres, todo como un puré. Y toman el “maziwalala”, una especie de yogurt africano.

TEORÍA GEOGRÁFICA

En una investigación realizada por médicos españoles, se llegó a varias conclusiones relacionadas con las características geográficas. Orográficamente, Kenia (y en parte Etiopía) se va elevando de sur a norte y en el centro se forma una planicie de 2,000 metros que limita con el Valle del Rift, zona que utilizan los corredores para entrenarse habitualmente.  El paisaje se encuentra entrecortado por una mole  de 5,200 metros que es el monte Kenya, el segundo pico más alto del África.

Esta geografía, indudablemente mejora la capacidad de cualquier corredor que entrene en alturas, entre 1,800 y 2,700 metros,  y está comprobado que al cuarto día de adaptación, el valor del hematocrito se ve disparado hacia arriba. Se ha tratado de imitar esta situación por medio de transfusiones antes de la competencia o el uso de la eritropoyetina, pero ambas fueron prohibidas por los altos porcentajes de riesgo para la salud del corredor.

Es decir que cuando un atleta de Kenia o Etiopía viaja a Europa, al descender para competir a nivel del mar se encuentra mejor preparado para captar oxígeno del aire,debido a sus elevados niveles de hematíes, adquiridos como respuesta del organismo al entrenamiento en ambientes de baja presión parcial de oxígeno. Así, el rendimiento de los corredores kenianos y etíopes es muy superior en la competencia.

RAZONES MORFOLÓGICAS

Estas son algunas de las causas morfológicas que se han estudiado y que pueden explicar por qué en algunas situaciones, parten con ventaja en disciplinas deportivas las etnias de piel oscura.

Cuentan con menos grasa subcutánea en brazos y piernas y con un cuerpo y una masa muscular proporcionalmente más finos, con hombros más anchos, cuadríceps más gruesos y, en general, una musculatura más desarrollada.

Cavidad pulmonar más pequeña, lo cual explicaría sus limitaciones para la natación y para la marcha. Niveles de testosterona del 3% al 19% que favorece el anabolismo y que, en teoría, contribuye a aumentar la masa muscular, a reducir la presencia de grasa y a reforzar la aptitud para llevar a cabo un esfuerzo más intenso,  con una rápida recuperación.

MIEMBRO INFERIOR

Otra de las causas por las que la etnia africana se muestra intratable en carreras de fondo se debe a sus extremidades inferiores. Ellas son más delgadas y estilizadas que las de los europeos, lo que implica un menor consumo de oxígeno, explican los investigadores.

Se calcula que, gracias a esta delgadez de las extremidades inferiores, los atletas africanos gastan un 8% menos energía que los demás, para correr un kilómetro.

Los atletas kenianos y etíopes suelen ser más ligeros al contar con una mejor relación entre talla y peso corporal; y la distribución de su peso entre torso y extremidades inferiores es más favorable, pues sus piernas son largas y finas.

En apariencia, muchos de estos africanos corren con el tren superior (entre ellos los músculos de la cara) más relajado, lo que supone un ahorro energético. También se muestran superiores biomecánicamente, debido a que la cadera se muestra más flexible y cuentan con una gran capacidad para almacenar energía elástica en el tejido conjuntivo del tendón de Aquiles y de los músculos tríceps sural (el gemelo).

También la distinta capacidad pulmonar entre los atletas africanos y europeos se ha intentado explicar varias veces. Afortunadamente, en los últimos años la ciencia ha comenzado a ocuparse de esto.

El objetivo de un estudio era determinar la denominada economía de carrera (qué porcentaje de su consumo máximo de oxígeno empleaban para desplazarse a una velocidad determinada), en los corredores de ambos grupos. Para ello, los participantes completaban dos tipos de tests:

El primero consistía en correr en cinta con intervalos de velocidad progresiva, con objeto de determinar su consumo de oxígeno máximo (VO2 máx.), y en el otro, realizado en días separados, debían correr también en cinta, dos intervalos de 6 minutos, uno a 16 km./h, y el otro a su paso de carrera en 10Km. Los intervalos se espaciaron 5 minutos.

Como resultado de ello, se halló que si bien el VO2 máx. era un 13% menor en los corredores africanos, estos eran un 5% más económicos que sus contrapartes caucásicos.  Además, los africanos corriendo al paso de carrera, utilizan una fracción mayor de su VO2 máx. (92.2 ±).

METABOLISMO MUSCULAR

Esta teoría se basa en el funcionamiento de las enzimas musculares con las que cuentan los deportistas de origen africano. Se defiende que el secreto para lograr el triunfo en las carreras de fondo es debido a que estas enzimas trabajan más y retrasan la aparición de la fatiga. De esta forma, se puede prolongar el esfuerzo durante más tiempo.

Las enzimas oxidativas a nivel muscular tienen una mayor actividad en los atletas de “raza” negra, lo que les hace ser más resistentes a pruebas de larga distancia.

TEORÍA SOCIOCULTURAL

Esta teoría no se apoya en bases fisiológicas, sino que simplemente defiende que independientemente de una genética dotada para la práctica deportiva, no servirá de nada si no se ve apoyada con un entrenamiento óptimo, facilidades para la práctica, y en muchas ocasiones, suerte. Con ella se estima que no podrá verse a ningún esquimal en la NBA.

En el caso de países como Kenia y Etiopía (las dos grandes potencias mundiales de fondo), nos encontramos con que las instalaciones deportivas son precarias. Las alternativas con las que cuentan los jóvenes europeos para practicar todo tipo de deportes, ahí no existen. Así que el atletismo es una salida fácil.

En Kenia se vive en tribus y por lo tanto se siguen las tradiciones como la caza, hecho que sabemos obligaba a los hombres de la tribu a caminar infinidad de kilómetros para conseguir la presa.

Más allá de que entre pueblo y pueblo hay distancias de varios kilómetros, y ya desde niños son enviados a llevar o traer cosas de un pueblo a otro o ir a la escuela. Por supuesto ahí no hay taxis, ni colectivos; no tienen bicicletas, así que lo hacen a pie.

TEJIDO MUSCULAR

Este factor se fundamenta en la distinta composición muscular entre personas de piel clara y oscura. El estudio llevado a cabo en Sudáfrica denota diferencia clave entre ambos grupos durante la prueba isométrica de fuerza muscular del miembro inferior.

Los cuadríceps de los corredores del segundo grupo eran 31% más delgados que los del segundo, pese a que se fatigaban más lentamente durante las pruebas. De hecho, eran capaces de ejercer por lo menos el 70% de la fuerza máxima por 169 segundos durante los esfuerzos isométricos, comparados con los 97 segundos de los blancos.

SUPREMACÍA EN EL “SPRINT”

Los africanos no solo son buenos para la maratón, sino también para la velocidad de carreras de 50 y 100 metros. Esto sucede sobremanera con los africanos del oeste de África.

Sus ancestros son mayoritariamente del oeste de África, por lo que poseen los mejores tiempos en las carreras de 100 metros. Varios estudios señalan que sus estructuras físicas les dan ventajas:

Tienen huesos más densos, menos grasa en su cuerpo, caderas más estrechas, muslos más gruesos, piernas más largas y pantorrillas más livianas. Al mismo tiempo, estos velocistas de Kenia son más pequeños, delgados y su peso varía entre 50 a 60 kilos.

MATICES

Sobre la superioridad de las etnias africanas en el deporte, nos podemos encontrar con muchas leyendas urbanas o ideas equivocadas que tratan de justificar el éxito frente al resto de los atletas en algunas disciplinas. A continuación, trataremos algunas de ellas:

“Los atletas africanos ganan las carreras porque están acostumbrados a correr de pequeños largas distancias hasta la escuela”. Esta idea está muy difundida en la sociedad. Si bien en algunos casos puede llegar a influir en el futuro atleta, esta teoría carece de apoyo científico.

No se da en tantos casos como se cree, que los niños deban ir corriendo a clase, y como decía el plusmarquista mundial de 800 metros, Wilson Kipketer,“de pequeño vivía enfrente de la escuela e iba caminando tranquilamente”.

“Triunfan en la resistencia porque es la única salida a la pobreza”.  Al igual que en la anterior, puede influir en varios casos, al ser una opción para enriquecerse. Sin embargo,  el deporte nacional de Kenia es el fútbol.

Aunque generalmente la etnia africana representa más pobreza que la caucásica, en muchas ocasiones se incumple esta idea, como sucede en el caso del exvelocista canadiense Donovan Bailey, quien contaba antes de su carrera deportiva con un Porsche y una gran riqueza.

CONCLUSIÓN

Con este trabajo pretendemos exponer las ideas que explican la supremacía africana en resistencia. Como ya se citaba anteriormente, al ser un tema históricamente tabú y que ha sido poco tratado, nos encontramos con poca investigación al respecto, aunque en la actualidad esa mentalidad va cambiando y aparecen cada vez más científicos e investigaciones acerca del tema.

Finalmente, no debería nunca ser olvidado que los genes no son los factores definitivos en el desarrollo de los atletas de élite. Mientras que los genes determinarán si tiene la oportunidad de ser un atleta de élite, la inteligencia, la dedicación y la suerte serán fundamentales para lograr el éxito. “El órgano clave es el cerebro, no el corazón o los pulmones” (Sir Roger Bannister).

.
.

Leave a Reply