Home > Editoriales > Tropieza de nuevo… y con las mismas piedras

Tropieza de nuevo… y con las mismas piedras

Una raya más no hace diferente al tigre, o a la cebra, como guste y prefiera. Pero si se trata de evaluar a un gobierno, sus ministros, su partido y bancada parlamentaria, entonces cada acierto y, sobre todo, cada tropiezo, tiene mucha más importancia que los trazos adicionales en el pelambre de los mamíferos citados.

Esto viene al caso por los nuevos resbalones, por decirlo suavemente, que en las últimas 48 horas ha tenido el gobierno del presidente Jimmy Morales.

Aunque ya se esperaba, la solicitud de antejuicio cursada ayer por el Ministerio Público en contra del titular de la cartera de Salud y Asistencia Social, Alfonso Cabrera Escobar, constituye el más reciente revés político de un gobierno que llegó adonde está, gracias a la ola de indignación ciudadana contra la corrupción.

“Ni corrupto, ni ladrón”, tal el eslogan del candidato y ahora presidente Morales. Cualidades asociadas, como la uña al dedo, a la transparencia y en la que ha fallado el ministro Cabrera Escobar.

La causa por la que el MP pide el antejuicio: la omisión de denuncia de presuntas presiones por parte de legisladores para realizar nombramientos en el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, cae en el ámbito de esa transparencia exigida por la ciudadanía y va más allá del proceso puramente legal.

En los próximos días seremos testigos del curso de los procedimientos jurídicos del antejuicio, si es que Cabrera Escobar no opta por el, acaso, más sensato camino de dimitir. Por lo pronto, esta “raya adicional” al tigre implica un escalón más en el caracol descendente en que se encuentra el gobierno del presidente Morales, en apenas cien días de ejercicio.

Si se hace un breve recuento, desde el tropiezo inicial de la exministra de Comunicaciones, Sherry Ordóñez, hasta el antejuicio que comentamos, hay en el medio un rosario de situaciones embarazosas (diciéndolo otra vez con tibieza) que incluyen el fiasco de la donación de medicamentos y otros insumos hospitalarios, el crecimiento de la bancada del oficialista FCN-Nación mediante el cambio indecoroso de las corbatas partidarias, y el antejuicio a ocho legisladores de esa misma fracción legislativa, por la encerrona racista a la que sometieron a Estela Adelina Ventura, gobernadora de Alta Verapaz.

Como si lo anterior no fuera suficiente, el propio Morales incurre en deslices verbales (de nuevo somos indulgentes) como el cometido la tarde del lunes último en Nueva York, al referirse a la insultante propuesta del precandidato presidencial republicano, Donald Trump, de construir un muro contra los migrantes indocumentados.

Por encima de todo bullying político, señor presidente, es tiempo que comprenda que la superficialidad y las salidas fáciles en torno a problemas de la mayor seriedad tal vez fueran apropiadas en su anterior profesión, pero constituyen un grave irrespeto a la dignidad del pueblo que juró defender.

.
.

Leave a Reply