Home > Columnas > Sobre los conflictos

Toda relación los tiene, ninguna los desea, a menos que veamos que el tema de los conflictos es necesario para poder llevar nuestra relación a un nivel superior del que nos encontramos actualmente.

Toda relación que en su momento pretenda llevar el calificativo de “buena” tarde o temprano deberá estar atenta y lista para manejar los conflictos y, en el caso de las relaciones comerciales, es importante que la organización tenga políticas definidas y rutas críticas de gestión de los conflictos que pueden llegarse a presentar.

Inicialmente, diremos que todo conflicto requiere de una adecuada negociación para llevar a cabo el proceso de resolución del mismo. Para ello es necesario reconocer algunos aspectos:

• La negociación se hace con personas que tenemos un grado de interdependencia.

• La negociación es un proceso de mutua influencia.

• En la negociación buscamos que la otra persona tome una decisión en la que idealmente deseamos ganar algo.

• Es importante analizar lo que ayuda y obstaculiza a que la otra persona tome la decisión.

• Es necesario tener presente la ganancia compartida y los efectos a largo plazo.

Negociar adecuadamente en un conflicto puede resultar complicado, pero para ello es necesario recordar los siguientes principios que pueden serle de utilidad:

•  Enfóquese en el problema (o situación) y no en la persona.  La persona no es un adversario, en muchos de los casos es un aliado que tiene una perspectiva distinta a la suya y se hace importante que esto se mantenga en mente.

• Considere los intereses y no necesariamente las posiciones. Más allá de la postura rígida en que una persona puede mantenerse al momento de estar en medio del conflicto, es importante que vean el objetivo final al que se desea llegar.  En muchos casos resulta que el objetivo final es el mismo o complementario el uno del otro.

• Establezca parámetros objetivos para tomar decisiones.  Evite la subjetividad dentro de la toma de decisiones, ser imparcial y justo es importante al momento de considerar una relación de largo plazo con quien sea, ya sea una relación afectiva o una comercial. Las reglas frías conservan las relaciones cálidas.

• Oxigene el momento.  Hacer un tiempo de pausa es importante, no todas las decisiones deben tomarse en el mismo momento y si el objetivo es conservar la relación es importante considerar más allá del momento difícil que se está viviendo.

Resolver conflictos se vuelve importante, cuando lo que deseamos es mantener vigente la relación. Caso contrario, pensar en obtener o dar beneficios unilaterales logrará que la relación se tense mucho más y como toda tensión, tarde o temprano podrá romperse.

Resolver conflictos se  vuelve importante cuanto lo que deseamos es mantener  vigente la relación

.
.

Leave a Reply