Home > Columnas > Idea sensata
Jonathan Ardón

En un país atiborrado de carencias, es perfectamente comprensible que algunos ejes de política pública de tipo ´progre´  resulten incomprendidos.  Tienden a verse cómo innecesarios,  demasiado ´bourgeois´ y un tanto desconectados de la realidad. Me estoy refiriendo concretamente al eje relacionado con el consumo recreacional del cannabis

Guatemala ya no es ajena a ese debate.  La administración del expresidente Pérez banalizó dicha agenda de discusión paralelamente a otros esfuerzos regionales mucho más serios de discusión y política pública. México inició una ronda nacional de discusión incluyente sobre el tema del consumo recreacional del cannabis, donde las Universidades juegan un rol fundamental. Uruguay materializó su propio modelo de producción y despenalización y regulación del consumo. Lastimosamente, en Guatemala, el debate se politizó para convertirse en el único eje de política exterior del anterior gobierno.  Pero no hubo ningún esfuerzo serio, en materia de revisión de legislación, o en materia de producción de datos específicos y concretos sobre las tasas de consumo, tipos de sustancias que se consumen y las tasas de incidencia/prevalencia.  Ese tipo de inversión no fue realizada por el gobierno del partido Patriota, con lo cual, se demuestra que su interés real pues no estaba en dicha agenda.

Otra vez el debate parece activarse.  El diputado electo por el Partido Convergencia álvaro Velásquez ha retomado la agenda.  Esto me parece acertado.   Por las siguientes razones.

Primero, porque las izquierdas en un país como Guatemala tienen que dejar exclusivamente de proyectarse en los clásicos ejes de debate binarios que caracterizaron el conflicto armado.  No significa que los temas no sean importantes,  por los temas ya están en la agenda.  Pero frente a un electorado nuevo y bastante más joven,  se requieren giros pragmáticos en el esfuerzo de captación.  Introducir los temas relacionados a la libertad individual y la propiedad exclusiva que cada sujeto tiene sobre su cuerpo es un movimiento acertado para modernizar la izquierda.   Segundo,  es sano que esta propuesta emane de un partido político que se encuentra en la oposición. Lo incentivos para politizar este tema serán mucho menos que en el anterior gobierno.

¿Qué hay otros temas importantes, en los cuales podrían también hacerse más énfasis?  Sí, en efecto.  Pero no debemos hacer lo perfecto enemigo de lo bueno.  Más allá de los argumentosde tipo conservador /apocalípticos que predicen la destrucción del mundo ante las agendas ´progres´ o los argumentos de tipo ad hominem contra quienes favorecen este tipo de medidas,  hay razones muy pragmáticas para promover esta agenda.   La clave es tener claro las capacidades del Estado frente a esta temática.

Lo marcos reguladores de un Estado como Guatemala son prácticamente inexistentes para controlar el consumo de somníferos que se venden con receta médica.  Es poco probable que esta estructura de Estado pueda entrar a la producción y regulación del consumo de la misma forma como se hizo en Uruguay.  Ante la carencia de estos marcos reguladores, quizá la nueva propuesta deba buscar pretender ser bastante sobria y limitada en sus alcances: despenalizar la portación por razones de consumo recreacional en porcentajes específicos.  Esta medida es muy parecida al modelo de consumo recreativo que ya existe en ciudad de México.   No se trata de reformar por razones de seguridad, ni por llamar la atención de la comunidad internacional.  Hay una porcentaje gigante de personas que están en prisión por portación de mariguana para fines de recreación ( no venta) y saturan el sistema carcelario. No digamos, la pérdida tiempo para jueces, fiscales y polícias.

Más que bienvenido este esfuerzo.

Los marcos reguladores de un Estado como Guatemala son prácticamente inexistentes para controlar el consumo de sonmíferos

Leave a Reply

seis − cinco =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com