Home > Columnas > Aeropuerto ¿Qué hacer?

Ramón Parellada

Director del cees

Cada día está más deteriorado el aeropuerto internacional de Guatemala.  Se dice que lo están arreglando, que van a invertirle pero no les alcanzan los fondos.  La ineficiencia es impresionante. No es posible que el aire acondicionado no lo puedan poner en funcionamiento justo en la época de más calor, por ejemplo.

Justo acabo de usar el aeropuerto y el calor era insoportable.  Como tampoco se pueden abrir ventanas, se acumula más calor de lo normal dentro del área de espera para que los pasajeros aborden.  Como si esto fuera poco, los mosquitos abundaban.  Mala combinación, calor y mosquitos.  Los baños son una verdadera vergüenza.  Se ven sucios y no funcionan bien.

¿Qué ha pasado?  La ineficiencia típica de una empresa estatal que responde a las presiones gubernamentales de turno antes que a la de los usuarios o clientes.  Se construyó un aeropuerto muy bonito pero sobrediseñado para la cantidad de pasajeros que estaban utilizándolo.  Mantener ese aeropuerto implica mayores gastos de mantenimiento, limpieza, seguridad, electricidad, etc…En una empresa privada esto se hace normalmente en forma preventiva para que la maquinaria funcione eficientemente.  En el aeropuerto, que es una empresa estatal esto no ha funcionado.  Cuando tienen recursos invierten reparando lo que ya dejó de funcionar y lo hacen hasta donde les alcanza el dinero.

¿Por qué no les alcanza el dinero?  Un aeropuerto como ocurre en muchas partes del mundo debería ser una inversión rentable.  Por supuesto que si un empresario hubiera invertido lo habría hecho pensando en el mercado y trataría de no sobrediseñarlo de entrada sino dejar inversiones para el futuro en la medida en que el número de usuarios fuera creciendo.  Este no es el caso del aeropuerto La aurora.  Luego, con todos los ingresos que reciben por los pasajeros, los alquileres de espacios y las aerolíneas, suena increíble que todavía no funcione el aire acondicionado, los muelles y la pista no tengan la reparación y mantenimiento adecuado, la iluminación sea deficiente, los baños un asco, las bandas transportadoras donde se recogen las maletas deteriorándose cada día más y muchas otras cosas.

Entiendo que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) emitió la calificación de 66.9 sobre la efectividad en el grado de respuesta sobre una inspección que hizo el año pasado, pero lo ideal es de 72 y otorgó un tiempo prudencial para que las cosas cambien de lo contrario degradarán la calificación de Aeropuerto Internacional a La Aurora con lo que dejarán de venir vuelos internacionales de aviones grandes, las frecuencias disminuirán y será más difícil para los guatemaltecos viajar.

Guatemala podría ser un “Hub” como el de Panamá o el de El Salvador.  Ciertamente hay un problema con la longitud de la pista y la altitud del aeropuerto, pero igual podría haber sido un “Hub” si el aeropuerto funcionara bien.   Estoy seguro de que el aeropuerto puede funcionar bien si el gobierno deja de manejarlo directamente.  Se eliminaría la enorme ineficiencia que tiene.  Podría arrendarlo a alguien interesado en administrarlo, podría arrendarlo a las aerolíneas que tengan mayor interés en manejarlo, podría incluso venderlo y que quien lo compre lo administre.

Obviamente quien lo alquile o compre tendrá interés en mantenerlo mucho mejor para que puedan aumentar las frecuencias de los vuelos y aumentar así los ingresos por pasajeros, las rentas de los alquileres y otros servicios que actualmente forman parte de los ingresos del aeropuerto.  Sería rentable, ganaría quien lo maneje, ganaría el Gobierno que recibiría ingresos en vez de estar erogando fondos, ganarían las líneas aéreas y sobretodo ganarían los usuarios.

.
.

Leave a Reply