Home > Columnas > ¿Un dilema ético o legal?

¿Un dilema ético o legal?

Julio Abdel Aziz Valdez

.

Por si fuera poco, un recién nacido muere en la calle, en el momento que los guatemaltecos están atentos a un nuevo partido de futbol de su selección, o cuando muchas voces se alzan para exigir la aplicación de la pena de muerte o donde la paciencia hacia el gobernante de turno está por acabar o porque la sensibilidad ciudadana es mayor, en fin lo cierto es que un menor más muere en medio de la pobreza, no es el primero y a cómo vamos seguro no será el último, pero dado la creciente importancia que se le da a las redes sociales y cómo está virilizando este lamentable hecho, es adecuado el momento para abrir la discusión entre los ciudadanos y ciudadanas.

Originalmente,  la noticia puntualizaba en que fue la desidia del centro de salud más cercano que al no contar con medicamentos o con la ética suficiente por parte de su personal, no brindó asistencia profesional al niño que muere por diarrea, o sea por deshidratación, este es un cuidado elemental que las madres conocen sobre el cuidado de los neonatos, pero que aparentemente aquella mujer desconocía, ¿por su condición social acaso?

El enojo colectivo y señalamiento ciudadano, parte del renacimiento de la conciencia colectiva de los guatemaltecos, hizo bien en afirmar que la responsabilidad recaía en el Estado, y es claro porque en su ausencia casi total, autobuses circulan con total irresponsabilidad, asesinatos ya no selectivos sino masivos de pilotos, comerciantes ambulantes y hasta repartidores de gas se han vuelto en lo cotidiano, pero en el caso que ahora nos ocupa, nadie ha abordado la responsabilidad de la madre.

Ahora bien, cabe la pregunta si aquella mujer, que ojo, merecía todo el trato por parte del Estado, ¿tenía las capacidades mínimas para darle cuidado a un recién nacido? ¿Acaso no estamos frente a un nuevo caso de irresponsabilidad materna? A ver… hay que puntualizar que la madre residía en la ciudad no en el área rural donde la falta de cobertura de salud es escandalosa, poseía además la asistencia de la abuela y otros vecinos, además de la formación básica necesaria para entender el cuadro que presentaba el bebé.

Este caso nos remite al fenómeno de la muerte de recién nacidos por desnutrición aguda, producto, además de condiciones de pobreza y exclusión social, a desidia e irresponsabilidad paterna, el problema muchas veces a la hora de ver estos casos es que es resulta más fácil apuntar a la estructura y no a la supuesta víctima, en tanto que la lectura de ella o él se hace desde la sociología y no psicología, contadas son las veces donde estos casos han sido llevados a tribunales porque  ningún juzgador quisiera ser señalado de culpar al pobre por su pobreza.

Claro que hay responsabilidad estatal, eso no está en duda, pero deslindar responsabilidades tiene que ver también con el cuestionamiento hacia padres y madres en relación a sus capacidades económicas y psicológicas para atender a otro ser humano, uno que por su condición de menor está en riesgo constante.

.
.

Leave a Reply