El Siglo

Falleció Imre Kertész

Imre Kertész, escritor, periodista y traductor húngaro de origen judío, uno de los grandes de la literatura del siglo XX y primer autor húngaro en recibir el Premio Nobel de Literatura, en 2002, falleció ayer a los 86 años en su casa de Budapest.

Su primera obra Sin destino (1975), una de las cimas literarias del siglo XX, es equiparable a títulos como La montaña mágica, de Thomas Mann, o 1984, de George Orwell.

Este prosista de la angustia humana nació en Budapest el 9 de noviembre de 1929, pero vivió en Berlín durante una buena parte de su vida.

Le tocó vivir, de muy joven, episodios muy trágicos de la II Guerra Mundial, la deportación a campos de exterminio nazis, de los que fue liberado en 1945, además de la persecución a comunistas en su propia tierra, donde estuvo encarcelado.

Pese a todo, Kertész resistió el dolor y el miedo de Auschwitz, Buchenwald y Zeitz, que le sirvieron, como dijo, “para matar fantasmas” en su novela Sin destino (1975), sobre la cual dejó dicho: “Me niego a convertir esa radiografía sobre la Historia contemporánea en un mero archivo notarial, porque no solo se circunscribe al genocidio hitleriano, sino que la amplía a la posterior dictadura comunista que sufrió mi país”.

Kertész también fue traductor del alemán, y recuperó textos de Friedrich Nietzsche, Sigmund Freud, Elias Canetti, Ludwig Wittgenstein, Joseph Roth, entre otros.

En los últimos meses de su vida, Kertész trabajaba en la edición de su diario escrito entre 1991 y 2001, sin publicar aún.

.
.